Apartamento a 30 pasos de la playa

Hel(t) udlejningsbolig med Raul som vært

  1. 5 gæster
  2. 2 soveværelser
  3. 3 senge
  4. 1,5 bad
Hel bolig
Du får den/det bookede lejlighed for dig selv.
God beliggenhed
100 % af nylige gæster har givet stedet en 5-stjernet vurdering.
Husdyr tilladt
Gæster søger ofte efter denne populære facilitet
Nogle oplysninger vises på det oprindelige sprog.
Apartamento a 30 segundos a pie de la playa. En pleno barrio marinero de Zahara. En una de la mejores playas de España y cercano a una oferta infinita de restaurantes y comercios. Todo un abanico de servicios sin necesidad de coger el coche para que disfrute junto a su familia del pueblo, de su gente, de su gastronomía y por su puesto de su playa.

Boligen
El apartamento se encuentra en una primera planta, dentro de un pequeño edificio con pocos vecinos. Posee 57 m2 distribuidos entre salón (con dos zonas; una de sofás y TV, y otra con mesa comedor), cocina completa, (separada del salón mediante una barra),un pasillo que da lugar a una habitación pequeña con dos camas de 90, y a otra con cama de matrimonio, y finalmente un baño, equipado al completo (plato de ducha).

El apartamento es completamente exterior, muy luminoso e incluye dos pequeños balcones (en salón y dormitorio) con vista laterales a la playa.

Es ideal para 1º una pareja, 2º una pareja + niños (hasta 2), 3º dos parejas con niños (hasta 2 y utilizando sofá cama).

Goza de servicios completos (lavadora, plancha ropa, secador pelo, toallas, sabanas, cafetera, menaje de cocina completo...)

Her skal du sove

Soveværelse nr. 1
1 dobbeltseng
Soveværelse nr. 2
2 enkeltsenge

Det tilbyder denne bolig

Køkken
Trådløst internet
Gratis parkering på gaden
Husdyr tilladt
TV
Vaskemaskine
Tørretumbler
Vugge
Ikke tilgængelig: Kuliltealarm
Ikke tilgængelig: Røgalarm

Vælg indtjekningsdato

Tilføj dine rejsedatoer for nøjagtige priser
Indtjekning
Tilføj dato
Udtjekning
Tilføj dato

4,63 ud af 5 stjerner fra 44 omtaler

Renhed
Nøjagtighed
Kommunikation
Placering
Indtjekning
Værdi

Her skal du være

Zahara de los Atunes, Andalucía, Spanien

Zahara es vida, Zahara es luz. Es un lugar donde la riqueza se entiende de otra manera. Aquí no va ligada con lo económico, sino a lo natural. A las dunas, a las playas, a los atunes. A la poca necesidad de mirar el reloj. Para qué, cuando las horas las marcan el sol y el viento.
Zahara de los Atunes es una caña y una tapa de caracoles, una tosta de ventresca en manteca, el rojo de la carne del retinto. También un paseo por la orilla en busca de orejillas.Sentir el fuerte levante y el frío del poniente. Y una almadraba en el horizonte. En Zahara se comprende la verdad, se entiende Cádiz, se aprende que la vida es otra cosa. Y a reír: por algo es la cuna del cachondeo.
Basta pasear temprano por orilla de sus playas cada mañana, cuando saludar con un "buenos días" es todavía sagrado. Decenas de personas recorren la costa hasta llegar incluso a Barbate, a unos nuevo kilómetros, una forma de hacer ejercicio y arrancar el día de otra manera. Como lo es tomar un café con las largas olas del Atlántico rompiendo en tus pies o desayunar unos ricos churros mientras el día se despereza.
Es el momento perfecto para adentrarse en la Plaza de Abastos local, donde tres pescaderías te ofrecen los mejores frutos del mar gaditano: pargos, salmonetes, caballas, sardinas, róbalos, sargos, cazón, huevas... y, por supuesto, atún en mil y una formas. Por su parte, las carnicerías tienen como estrella la carne de retinto, especie que puebla la Costa de la Luz y que te puedes encontrar sobre la arena de cualquier playa, paseando por la carretera o pastando a tu lado en casi cualquier lugar.
Conservas de atún, carne fresca de retinto, una amplio catálogo de vinos y aceites, quesos de cabra payoya, sardinas ahumadas y otras muchas delicatessen con sabor a Cádiz y Barbate, municipio del que Zahara de los Atunes forma parte.
Pero ya habrá tiempo para las compras: es el momento de tumbarse en la arena a relajarse. Las playas de la localidad son largas, anchas. Atlánticas y gaditanas. La más popular es la Playa del Carmen, frente al barrio marinero de Zahara de los Atunes, donde las barcas de los pescadores toman protagonismo junto a las sombrillas. Cuenta con cinco kilómetros de arena donde poner la toalla nunca será un problema. A la altura del Castillo de las Almadrabas, con bajamar, se pueden observar los restos de un vapor, de nombre Gibralfaro, hundido a comienzos del siglo XX y que da cierto aire histórico al lugar.
Tras el Cabo de la Plata se extiende la Playa de los Alemanes, de kilómetro y medio de largo y mansiones que dan cierta envidia desparramadas sobre la falda de la Sierra de la Plata. Su límite es el Faro de Camarinal, una vieja torre vigía del siglo XVI reconvertida al nuevo uso a principio de los años 90.
Un camino asciende hasta allí -no se puede acceder con vehículo- y permite disfrutar de una preciosa panorámica, así como observar la cresta de la duna de Bolonia a apenas dos kilómetros en línea recta. En carretera la distancia entre ambos puntos se multiplica por 20 debido a la zona militar y a la intención de preservar el entorno natural.
La pasarela de madera junto al Faro de Camarinal da la oportunidad de acercarse a algunos de los búnkers que hay repartidos por el litoral construidos tras la Guerra Civil. Hormigón que se esconde entre pinares, rocas, lentiscos, sabinas y enebros costeros, como el que se puede tocar en la Playa del Búnker o, ya más derruido, en la Playa del Cañuelo.
Ir hasta ella es una pequeña aventura que supone atravesar un sendero sin señalizar que desciende hasta el litoral. El esfuerzo merece la pena: una playa tranquila, alejada de cualquier ruido y con bosques alrededor recompensa el esfuerzo. Y más allá, dos pequeñas calitas prácticamente desiertas todo el año.
Si a Zahara de los Atunes hay que ir con ganas de playa, también hay que hacerlo con hambre. La localidad cuenta con una increíble concentración de restaurantes en los que el protagonista es el pescado y la estrella principal el atún. Especialmente en el mes de mayo, cuando cada año se celebra la Ruta del Atún, pero también el resto del año.
La tarde de compras se convierte en noche cuando el sol se pierde en el horizonte junto al faro de Trafalgar, que brilla con una frecuencia exacta en ciclos de 15 segundos como aviso a navegantes. En ese momento se produce una especie de aurora boreal zahareña, con colores que llenan el horizonte de azules, violetas, naranjas y rosas para conformar un paisaje con el que todos se quieren fotografiar.
Un fin de fiesta perfecto para una jornada a la que aún le queda el último bocado: la noche. No hay más que seguir descubriendo restaurantes y dar gracias por la existencia del pescado al que el propio nombre de Zahara de los Atunes rinde tributo.

Extracto del artículo publicado en el (URL HIDDEN) el pasado 21/06/2017 por Nacho S. Corbacho. Enlace a articulo completo: (URL HIDDEN)

Vært: Raul

  1. Tilmeldte sig i december 2017
  • 44 omtaler
  • Identitet bekræftet

Under dit ophold

Disponibilidad de atención completa en los teléfonos de contacto
  • Politiknummer: CTC-2018159635
  • Svarrate: 100%
  • Svartid: inden for en time
For at beskytte din betaling skal du aldrig overføre penge eller kommunikere uden for Airbnb's hjemmeside eller app.

Ting, du skal vide

Ordensregler

Indtjekning: Efter 14.00
Udtjekning: 11.00
Ingen fester eller begivenheder
Husdyr er tilladt
Rygning er tilladt

Sundhed og sikkerhed

Airbnb's retningslinjer for god afstand og andre COVID-19-relaterede retningslinjer gælder
Kuliltealarm ikke angivet Vis mere
Røgalarm ikke angivet Vis mere

Annulleringspolitik